El regalo más grande que puedas recibir

¿POR QUÉ SER DISCÍPULO MISIONERO?